4 de Diciembre Día de la Publicidad

Por qué se celebra hoy el Día de la Publicidad?

Un Congreso realizado en Buenos Aires el 4 de diciembre de 1936 inspiró esta efeméride.

El periodista y escritor uruguayo Leonardo Haberkorn

Hoy se celebra en Argentina y en diversos países el “Día Mundial de la Publicidad”, una jornada que se cree tuvo inicio en un congreso de publicidad, el 4 de diciembre de 1936, convocada por una antigua asociación de “Jefes de Propaganda” con el fin de promover la enseñanza de la publicidad en Argentina.

 

“Día Mundial de la Publicidad”

 

Aunque no es un día reconocido formalmente por todos los países del mundo, sin embargo son varios los que se dedican a celebrarlo. Es importante saber también que existen días específicos destinados a la publicidad y los publicistas en cada país.

 

 

Un Congreso realizado en Buenos Aires el 4 de diciembre de 1936 inspiró esta efeméride.

Esta efeméride es la oportunidad perfecta para reflexionar sobre el papel de la industria publicitaria en el país, así como las proyecciones a futuro.

Son nuevas las tendencias publicitarias y así como otras ramas, está en una constante renovación. Por ejemplo, el consumidor está cambiando y ahora el contenido colaborativo dentro de una estrategia publicitaria se convierte en una idea muy importante, donde el mismo cliente participa del producto que desea consumir.

Las marcas han encontrado nuevas maneras de unir lo físico y lo digital por medio de anuncios impresos interactivos y ésa es otra tendencia.

Fuente

 

El antiguo aeropuerto de Ushuaia

ALGUNAS RESEÑAS de accidentes aereos.

Un día, los vecinos de Ushuaia se alarman por un accidente protagonizado por un avión Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas

Un Boeing 737 se despista y se introduce en aguas del Beagle

Al aterrizar lo hace con un exceso de velocidad, supera el límite de la vieja pista y queda semisumergido en el Canal Beagle. Viajaban 62 personas, de las cuales 56 eran pasajeros.

El entonces gobernador territorial Helios Eseverri se hizo presente de inmediato en el lugar del siniestro, junto a diversos efectivos y elementos disponibles para facilitar la evacuación de la aeronave y la atención de los heridos. El hecho causó heridas a cinco personas y lesiones a otras ocho.

“El vuelo 648 de Aerolíneas Argentinas partió de Buenos Aires (Aeroparque) para un vuelo a Ushuaia con paradas intermedias en Bahía Blanca y Río Grande. A las 11:20 llegando a Ushuaia el vuelo fue autorizado hasta 8000 pies (…) A las 11:36 la aeronave aterrizó duro (1.89G) con exceso de velocidad (140 nudos en lugar de 128kts) devueltos, y el Boeing 737 salió de pista y quedo flotando en el agua. En este accidente quien comandaba la aeronave, estaba habilitado para ello, tenía licencia TLA y de sus 7.000 horas de vuelo, unas 1.500 eran en Boeing 737” 

El copiloto también contaba con experiencia para sobrellevar situaciones imprevistas. El viento fue un factor decisivo para provocar el accidente, cuando la aeronave tocó la pista, además del exceso de velocidad, fue desestabilizada por el fuerte viento que rotaba de modo permanente de dirección e intensidad.
El Boeing 737, al terminar en el agua, vio afectada su estructura y nunca más volvió a volar.

El viejo aeropuerto era considerado como uno de los más peligrosos del país. Los estrechos límites de la pista y las condiciones climáticas adversas produjeron reiterados accidentes.

En 1985 un Lockheed C-130 de la Fuerza Aérea Argentina se dañó al aterrizar.

Dos años después, un Fokker F28 de Aerolíneas Argentinas, a cargo de tripulación de Líneas Aéreas del Estado (LADE), se despistó al aterrizar y se detuvo a cinco metros del canal.

Unas semanas después, un Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas se despistó.

En 1989, los pilotos de un avión similar de Aerolíneas Argentinas, al intentar aterrizar, se ven sorprendidos por una cortante de viento y tocan violentamente la pista, destrozando los neumáticos.

Así era la aproximación de las aeronaves en el antiguo aeropuerto de Ushuaia

 

 

Otro famoso despiste en el Aeropuerto de Ushuaia

Un Fokker F-28 (LV-LOA) despistó en el aeropuerto VIEJO de la ciudad de Ushuaia.

Un Fokker F-28 (LV-LOA) despistó en el antiguo aeropuerto de Ushuaia, sin registrarse victimas fatales. Este despiste ocurrió durante una huelga de pilotos de Aerolíneas Argentinas. El estado nacional (propietario de la empresa en ese entonces) recurrió a pilotos de la Fuerza Aérea Argentina. Estos, no fueron avisados sobre la presencia de hielo en la pista.

Hacia fines de Junio de 1986, los pilotos de Aerolíneas Argentinas iniciaron un paro que se extendió casi un mes con las consecuencias imaginadas, cientos de pasajeros varados, destinos incomunicados y un reclamo que parecía no ceder. Para aliviar la situación el por entonces presidente Raúl Alfonsín ordenó que pilotos militares, especialmente los afectados a LADE, se hicieran cargo de algunos vuelos. Una medida muy extraña ya que ni durante el conflicto por Malvinas pilotos de la FAA tripularon aeronaves comerciales. Así algunos pilotos de Fokker F-28 fueron asignados a los F-28 de Aerolíneas Argentinas.

Afectados a un vuelo hacia Ushuaia, despegó desde Aeroparque el 16 de Julio el Fokker F-28 LV-LOA de Aerolíneas Argentinas, o sea un avión civil, con pasajeros civiles, asistentes de cabina civiles y en un vuelo regular bajo normas internacionales civiles. Las escalas se cumplieron sin ningún contratiempo y cuando se inicia la aproximación a Ushuaia las condiciones meteorológicas no eran las más adecuadas: el tradicional viento y visibilidad reducida por nevadas. Esto provocó que en el primer intento de aterrizaje los pilotos debieran abortar la maniobra y realizar el escape. En el segundo intento, el Fokker logra posarse en la pista 34, pero el personal de la torre de control en ningún momento le avisó a los pilotos la existencia de hielo en la pista. El debate aún hoy subsiste si tal información fue omitida voluntaria o involuntariamente.

El antiguo aeropuerto de Ushuaia

Los pilotos entraron algo jugados y con hielo en la pista

 

El F-28 no se quería detener. Se aplicaron todos los procedimientos pero el avión no lograba detenerse ya que los neumáticos no tenían la suficiente adherencia al piso para transmitir la desaceleración provocada por los frenos, los reversores de potencia e incluso los aerofrenos. Cuando el F-28 parecía irse directo al agua, hacia la bahía de Ushuaia, los pilotos atinaron a girar el avión hacia la derecha y así el Fokker se frenó al derrapar contra el terraplén que daba directamente hacia el agua. El Fokker quedó literalmente colgado gracias al hundimiento del tren de aterrizaje, pero permitido el descenso de todos los ocupantes y nadie resultó con heridas.
Tras éste incidente, al día siguiente los pilotos de Aerolíneas levantaron el paro. El Fokker luego fue reparado y para 1988 ya se encontraba nuevamente en servicio.

 

VIDEOS 

El antiguo aeropuerto de Ushuaia

 

Despegue en 1992 del Aeropuerto viejo de Ushuaia de la famosa Chanchita (Boeing 737) en el antiguo aeropuerto de Ushuaia

 

 1993 Aproximación y aterrizaje de Boeing 737 en el antiguo aeropuerto de Ushuaia

 

 

 

LEER MáS

 

Por qué el kilo dejará de pesar un kilo?

 

La mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades (SI), que se llevó a cabo este viernes en París, aprobó los cambios en la forma de medir el kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol.

 

el ‘Grand Kilo’.

Hasta ahora, una de las cuatro unidades básicas del Sistema Internacional de Unidades, se ha medido en base a un objeto físico, el ‘Grand Kilo’. Pero, con el paso del tiempo, los científicos han comprobado que este ya ha dejado de ser un referente exacto del peso del kilogramo, por lo que el Comité Internacional de Pesos y Medidas ha establecido una nueva definición para esta medida. ¿Cómo nos afecta este cambio?

Este viernes el Comité Internacional de Pesos y Medidas impondrá una nueva redefinición del kilogramo. No será el único, ya que el amperio, el kelvin y el mol también modificarán sus pesos.

Se trata de una iniciativa que el Comité ya propuso en octubre del año pasado y que no ha sido aprobada hasta este mes de noviembre por la Conferencia General de Pesas y Medidas.

El kilo es la única unidad que se define aún en base a un objeto.

Todo partió de la anticuada tendencia de medir el kilogramo con un “artefacto del siglo XIX”, según señaló el director científico del Centro Español de Metrología, José Ángel Robles, en una entrevista. Es decir, el cilindro de platino e iridio denominado ‘Grand kilo’, guardado en Sèvres, cerca de París. El kilo es la única unidad que se define aún en base a un objeto.

Por qué el kilo dejará de pesar un kilo?

Por qué el kilo dejará de pesar un kilo?

Lo malo de este instrumento de medida es que es inestable y sus resultados han ido experimentando unas variaciones de unos 50 microgramos, alterando así su peso real. Este peso, imperceptible para los ciudadanos, supone un cambio importante en la comunidad científica.

 

el cambio las magnitudes de las nuevas unidades sean indistinguibles de las de las unidades antiguas.

 

Entonces, ¿cómo afecta esta modificación a nuestras vidas? A efectos prácticos, en el día a día se seguirá llamando ‘kilo’ al kilo, lo único que cambiará será su definición en base a la constante de Planck (h). Desde la BIPM han informado de que la redefinición se elegirá con el fin de que “el cambio las magnitudes de las nuevas unidades sean indistinguibles de las de las unidades antiguas”.

Conferencia General de Pesos y Medidas.

La propia organización asegura que solo los laboratorios de calibración tendrán que hacer determinadas alteraciones en sus instrumentos de medida para adaptarlos a lo que fije la Conferencia General de Pesos y Medidas. Por su parte, la forma de identificar los símbolos de cada medida también seguirán escribiéndose de la misma forma.
El objetivo de esta nueva medida es conseguir la exactitud numérica del kilogramo y, con ello, el Sistema Sistema Internacional de Unidades (SI) se adaptará mejor a las nuevas y más precisas tecnologías.

Por qué el kilo dejará de pesar un kilo?

Fuente