Megarexia un trastorno alimenticio

El trastorno alimenticio que hace que los obesos se sientan saludables

 

El periodista y escritor uruguayo Leonardo Haberkorn, renunció a seguir dando clases de periodismo.

Una impactante carta que publicó hace algún tiempo y que hizo viral de nuevo en las redes.Es un trastorno dismórfico corporal. Las personas que lo padecen no aceptan críticas ni son conscientes de lo grave que resulta para su salud.

 

Quizás una de las razones por las que más conocemos la anorexia o la bulimia.

Megarexia un trastorno alimenticio

 

Es por lo común que son estas enfermedades en el mundo del espectáculo y la comunicación. Pero hay otro trastorno alimenticio que afecta a miles de personas cada día: la megarexia, una distorsión del esquema corporal por el que las personas se ven así mismas delgadas y sanas cuando en realidad son obesas.

La megarexia, como trastorno dismórfico corporal, trae consecuencias negativas y afecta la autoestima y la calidad de vida. Las personas que sufren este padecimiento no son conscientes de ello, debido que el déficit de nutrientes provoca una alteración en la bioquímica del cerebro, tal como sucede con la anorexia.

En este caso se considera que la obesidad, no solo representa un problema en sí misma, sino que es un síntoma de malnutrición.

 

Megarexia un trastorno alimenticio

 

ES NECESARRIO saber que:

Megarexia un trastorno alimenticio

* Las personas que sufren de megarexia no hacen dietas ni ejercicios, ya que se sienten saludables.

* Tienen malos hábitos de consumo y, por ende, gran carencia de vitaminas y minerales en sus dietas.

* Los megaréxicos no admiten críticas ni comentarios sobre su cuerpo y su salud. No se tratan la enfermedad porque no admiten que la tienen. Se escudan minimizando al que lo critica.

* El sobrepeso es un factor de riesgo que incrementa significativamente la posibilidad de sufrir enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares, apnea, y en casos más graves, la muerte.

Se crea un falso sentimiento de bienestar y supremacia , un bloqueo psicológico al mirarse en el espejo, comprar ropa de talle grande o alimentarse. Los megaréxicos no asimilan la realidad, pueden comer cualquier alimento -como frituras, carbohidratos o harinas- sin darse cuenta del mal que le hacen a su organismo y sin saber que las dietas hipocalóricas reducen la cantidad de masa muscular, debilitan el organismo y fomentan el sedentarismo.

Las llamadas “calorías vacías” se apoderan del cuerpo y la falta de nutrientes puede llevar a una anemia, aunque las personas estén obesas.

Principales síntomas

Megarexia un trastorno alimenticio

* El megaréxico está visiblemente obeso, pero no lo asume.

* Crea una falsa autoestima y no reconoce que tiene un problema.

* Deja de hacer ejercicios y comer saludable.

* Percibe su cuerpo como vigoroso, fuerte o diferente.

* No acepta críticas ni consejos médicos.

Palabra de experto

Megarexia un trastorno alimenticio

El término “megarexia” fue creado por el nutricionista Jaime Brugos para definir obesos que se perciben delgados y sanos. Para el especialista, el mejor tratamiento se basa es una dieta revitalizadora. Algunas claves:

* Considera que para adelgazar no hay que comer poco, sino bien.

* Evitar los azúcares y carbohidratos horas antes de acostarse.

* Ingerir alimentos cinco o seis veces al día para aumentar el metabolismo.

* Consultar siempre al nutricionista.

* Convertir el desayuno en la comida más importante del día. Proteínas, lácteos e hidratos deben estar presente en esta primera comida del día, que es vital para mantener un peso saludable, regular el apetito y asegurarse un buen rendimiento físico e intelectual. La licenciada Viviana Viviant explica cuál es la importancia del desayuno en este video:

Tratamiento básico

* Reconocer el problema. Un aspecto difícil de aceptar, ya que la imagen proyectada es la deseada, entonces se necesita mucho apoyo de la familia y ayuda profesional.

* Observación médica permanente para mejor la salud y calidad de vida.

* Consumir una dieta saludable y balanceada según las necesidades del cuerpo, con la ayuda de un nutricionista.

* Crear hábitos de vida saludable: hacer ejercicios y actividades recreativas.

Megarexia un trastorno alimenticio

 

Megarexia un trastorno alimenticio

La megarexia es el disfraz de la obesidad. Megarexia un trastorno alimenticio 

Verse a sí mismo saludable, con un peso adecuado y en buen estado físico es una buena percepción solo si refleja la realidad. Pero si quien se percibe de esta forma tiene sobrepeso y una mala alimentación, podría estar ante un posible trastorno alimenticio y de personalidad.

Hablamos de la megarexia, una perturbación de la imagen corporal que distorsiona la forma en que la persona se percibe a sí misma, la cual está convencida de que cuenta con una condición saludable cuando no la tiene. Quienes sufren este padecimiento sienten satisfacción al aumentar de peso y no llevar un estilo de vida saludable.

La nutricionista Mariel Laitano explica que este fenómeno inicia en personas sedentarias con obesidad. La principal diferencia entre la megarexia y quienes sufren de sobrepeso radica en que las segundas sí tienen consciencia de su mal.

Se identifica cuando la persona obesa deja de preocuparse por su alimentación y empieza a manifestar frases como “soy un gordo feliz, me siento sano”. Suelen tener un índice de masa corporal mayor al 40%. Son personas que no quieren tener un estilo de vida saludable.

“Tienen alterada la percepción de la realidad, se dicen a sí mismos estoy súper sano y guapo, cuando realmente no es así. Y claramente pueden llegar a tener anemia porque no comen frutas ni vegetales. Pueden sufrir mareos y presión baja, es un círculo vicioso”, comenta la experta.

Como ocurre en otros casos de trastornos alimenticios, la megarexia tiene sus raíces en problemas sicológicos.

Megarexia un trastorno alimenticio

La sicóloga Sandra Ayales asegura que la megarexia se puede presentar por consecuencia de deformaciones en la identidad de las personas y evidencia la presencia de un conflicto interno que esconde una baja autoestima y que se oculta a través de la comida. No se puede confundir una buena seguridad y autovaloración con conformarse a tener una salud inadecuada.

“Viene de edades muy tempranas. Es gente que empieza siendo obesa o pasados de peso y desarrollan luego la megarexia, porque es más fácil olvidarse del problema. Además, la comida representa placer, confunden el autoestima y se conforman con su mala condición de salud”, dice la sicóloga.

Las consecuencias de este mal se pueden evidenciar principalmente en cambios físicos debido al aumento de peso y grasa, por llevar una dieta alta en azúcar, carbohidratos, comida chatarra, postres y frituras.

Las relaciones sociales es otro aspecto que se ve distorsionado, gracias a que no se logran establecer vínculos afectivos sanos sino que están mediados por la inseguridad y pueden desarrollar patrones de conducta de emotividad excesiva y búsqueda de atención, con el propósito de ocultar un posible rechazo social.

Ayales advierte que debido a esta búsqueda de aceptación es posible convertirse en objetos sexuales sin desearlo.

Trastornos como la megarexia se hilan con el tiempo, no se presentan de la noche a la mañana. Situaciones como el abuso sexual o bullying en la infancia pueden ser detonantes.

“Yo haría un llamado a los padres para que trabajen en el fortalecimiento de la autoestima. Una manera es dedicar tiempo a actividades no académicas para el desarrollo de destrezas sociales, estar pendiente de las cualidades de los hijos y trabajar en superar las dificultades. Cuando se cuenta con una autoestima fuerte se tiene la capacidad para lidiar con las cosas duras de la vida. La obesidad está asociada muchas veces a la carencia de afecto y se sustituye el afecto por comida”, advirtió la sicóloga.

Ayuda. Salir a flote no es tan simple. Para lograrlo se requiere de la ayuda de un equipo profesional interdisciplinario y el apoyo de la familia y amigos.

Lo más complejo, según las expertas, es convencerlos de que requieren ayuda. Laitano comenta que los pacientes presentan periodos de lucidez muy cortos que pueden ser esenciales para intervenir.

“Muchas personas asisten a consulta por exigencia de la familia, aseguran que una caja de pizza y helados los satisface más que sus seres queridos”, comentó Laitano.

La tarea de la familia es ayudarlos a tomar conciencia del problema. Si la familia intenta resolverlo por sí solo es posible que se generen más conflictos, no se trata de someterla a dieta estricta, lo que requiere es que toda la familia ingrese en un estilo de vida saludable y busque alternativas recreativas sin que medie la comida.

“Es un trastorno que está en estudio que puede ir en aumento”, concluyó Ayales.

Megarexia un trastorno alimenticio

Fuente. Perfil

SEGUINOS EN FACEBOOK

 

SEGUINOS EN INSTAGRAM

SEGUINOS EN TWITTER